Cuarto año de fotografía

_MG_1322 cuarto año 4 web
Por ahora hace un año que Virgilio Hernando ganó la abeja de oro…. así comienza mi primer relato de los “años fotográficos” ¡cómo pasa el tiempo! y ya van cuatro. El año fotográfico lo comienzo el 1 de octubre, en esas fechas del año pasado andaba yo muy liado con mi proyecto 365, a esas alturas el proyecto ya me resultaba “un poco pesado”  en este enlace reflejo mi estado de ánimo, sensaciones y la experiencia conseguida gracias a él.
Aquí os dejo en ENLACE al vídeo resumen de este año con una colección de fotos (será más ameno si escuchas la música con auriculares).
El proyecto acabó con el año, resumen del proyecto click aquí, necesitaba un poco de oxígeno pero a la vez echaba en falta esa adrenalina, ese “rum rum diario” el “haber qué foto hago hoy” pero necesitaba hacer otro tipo de fotografía donde no importa tanto la resolución, el color o el aspecto bonito pero después de un 365 cuando te has visto obligado a encontrar al menos una foto/día y durante tanto tiempo el mundo fotográfico lo ves “con otros ojos” , pocas cosas te llaman la atención y ya no disparas por el mero hecho de “ver como quedaría esto en una pantalla”,  te vuelves más exigente y buscas desesperadamente encontrar otro tipo de fotografía, algo que, si es posible, nadie lo haya hecho antes (un poco difícil), algo diferente a fotografiar las cosas “como las vemos” y así me embarqué en lo que llamé proyecto “Open 2.2”.
Este proyecto consistiría en utilizar objetivos muy luminosos y no superar la abertura de F2.8 para conseguir una profundidad de campo muy crítica, como la mayoría de los objetivos de estas características comienzan en 1.8 elegí una abertura media que es 2.2. Este era totalmente diferente al 365, en este no había obligación de número de fotos ni momento de hacerlas, no quise comprometerme en nada, pero cuando no tienes obligaciones  por “H” o por “B” lo vas abandonando lentamente , demasiadas obligaciones diarias, aficiones y devociones y poco tiempo para todo ello por lo que la fotografía la vas abandonando.
En primavera participé en un rally de la AFGU  y como tuve un gran día de suerte quedé en séptimo lugar y de premio elegí un libro “La mirada del fotógrafo” de Michael Freeman, leí una gran parte de él en mis vacaciones de verano,IMG_0851 weben algunos pasajes a duras penas conseguí a entenderlo, esto me llevó una vez más a ver claramente cual es mi nivel como aficionado a la fotografía, en pocas palabras: que cada día que pasa  veo que se menos de lo que me gustaría saber sobre este arte de “retratar”.
Por esas fechas también y manteniendo la suerte a mi lado quedé en segundo lugar en el concurso del pueblo. Este hecho no cambió nada salvo en la billetera, me refiero a que no experimenté  “subidón  ni  bajadón”, son cosas que pasan solamente una vez en la vida y es cuestión de suerte, igual que la lotería.
Poco a poco me metí en el verano, siete meses llevaba ya pensando en fotografiar algo diferente, el proyecto Open 2.2 lo tenía medio abandonado por no decir totalmente, en el 365 me dio para hacer casi todo tipo de fotografía desde nocturnas de vía láctea a macro pasando por retrato, abstractas, bodegones, arquitectura, movimiento, etc etc  y repetir por repetir como que ya no mola se puede repetir pero al menos mejorando….
Justo el día antes de salir de vacaciones de verano en un arrebato consumista compré un objetivo Canon 100 mm 2.8 de ocasión, objetivo de gran calidad, esto me hizo ver claramente la importancia de los objetivos en el resultado final de la fotografía y las cámaras pasaron a otro nivel de importancia.
Como resumen escribí  el relato “¿Qué cámara necesito?” un relato de los que más felicitaciones he tenido.  click AQUÍ. Elegí la Canon 30D, máquina que tenía reservada porque estaba igual que el primer día que salió a la calle a pesar de que es mucho más antigua y con menos prestaciones que mi Nikon D90.
Parece absurdo elegir una cámara de 8.2 Mpix antes que  la de 12 Mpix de Nikon pero es que la D90 la tengo “atragantada” porque me da una de “cal y otra de arena” y aunque tiene todas las “modernidades”  nunca me acabó de gustar y la dejé como segunda cámara.
No tuve tiempo de seguir con este plan porque pocos días después  y tras pasarme una tarde entera ajustando el enfoque mecánico de la 30D hasta la milésima con varios objetivos descubrí que tenía varias motitas  de polvo en el sensor así que “una vez más” me dispuse a limpiarlo.
A pesar de haber realizado esta operación una treintena de veces en varias cámaras (mías y de mis amigos) sin el más mínimo contratiempo esta vez salió todo lo contrario y produje un arañazo en el sensor que me la ha dejado medio inservible a partir de F8. Mentiría si digo que “no pasa nada” pues tengo otras 30D para utilizar pero “no están como esta” como ya detallaré en otro relato relacionado con las cámaras que tengo.
Cierto es que lo primero que pensé es en colocar todo el material de fotografía muy bien colocadito en una caja y trasladarlo a otro lugar fuera del hogar donde lo vea de muy tarde en tarde. Estaba invadido por la ira, rabia, impotencia, desesperación, etc, etc, un momento antes lo tenía todo en mi mano para “ser feliz haciendo fotografía” y en un momento todo ese castillo de naipes lo tenía esparcido por encima de la mesa…..
Solo pasaron DOS DÍAS y lejos de refugiarme en un rincón a llorar mis desgracias me compré una Canon 50D de ocasión.

Máquina del 2009 bastante moderna y cara (1200 euros en su día) pero que está medio regalada en el mercado de ocasión, parece que no cayó con gracia en la calle, pero lo poco que conocía de ella en una experiencia de pocas horas en el campo el año pasado me impresionó. La máquina estaba igual que nueva, 18000 disparos, sensor perfecto, pantalla de alta resolución, 15 Mpix, etc etc, ¿se podría comparar con la 30D?.
Después de analizar el primer centenar de fotos de ella en condiciones difíciles y comparándolas con las de la 30D en los mismos escenarios lo primero que pensé es que aquella “patata caliente” me la tenía que quitar de encima de inmediato. ¡Qué drama es jugarte todo a una carta y que salga otra……! Esto no es lo que yo había visto en un modelo idéntico un año antes…. ¿qué estaba pasando? lo explicaré con detalle en otro artículo más específico.
Después de estudiar qué nos ofrece Canon actualmente en cámaras de estos niveles y mirando páginas comparativas de cámaras, rendimiento, sensores, rango dinámico, relación señal/ruido, etc  decidí tener un poco más de paciencia antes de quitármela de encima y seguí con mis pruebas a ver si me convencía, no tenía prisa….
Apenas me dio tiempo porque incompresiblemente 34 horas después de la compra la máquina sufrió una avería que la dejó “medio tonta”, el botón de disparo no funcionaba y se bloqueaba nada más encenderla, aún así haciéndola disparar “de aquella manera” seguí probando sus “virtudes y sus defectos”  y finalmente acabó “convenciéndome” por lo que en vez de repararla me compré una segunda Canon 50D.
La alegría me duró muy poco con esta segunda 50D, la tenía bien “guardadita” y reservada porque trabajaba mientras tanto con “la tonta”  hasta que llegó el día que le tocó trabajar a esta segunda.
Era la primera sesión fotográfica, ya llevaba 180 fotografías cambiando con frecuencia el objetivo Sigma y el Canon 50 1.4  pero en uno de los cambios y tras montar el Canon 50 1.4 sufrió la misma avería que su herma anterior así que la mandé a reparar a  PONTEVEDRA  y estoy esperando el resultado, a ver si las reparo a las mando las dos a la basura, ya contaré con detalle como acaba esta aventura.

¿Te has parado a pensar si te llega a pasar a ti lo mismo? quedarte sin tus TRES mejores cámaras en menos de veinte días, ¿qué harías? ¿qué cámara comprarías? ¿abandonarías la afición? etc, está claro que teniendo dinero de sobra las meto en un saco y al contenedor de reciclaje  pero el problema que ese no es mi caso…..

Y así entre pruebas de objetivos, cámaras, etc se me pasó este año fotográfico sin apenas hacer fotografías dignas de enseñar aunque en mi disco duro hay más de 32.000 nuevas fotos en estos doce meses…
Fotografías ganadoras de concursos ya se que no haré pero raro es el día que alguna de mis réflex no se enciende para tratar de resolver alguna duda sobre ruido, programa, objetivo, aberraciones, detalles, filtros, etc etc, siempre hay algo que me gustaría saber o controlar mejor, al fín y al cabo esto no es más que otro hobby y se trata de disfrutar practicándolo y emplear en él el poco tiempo del que disponemos aunque algunos de estos contratiempos que he relatado te dejen tan mal sabor de boca y de bolsillo.
Pues así espero seguir al menos un año más,  comiéndome la cabeza intentando descifrar esa incógnitas que me surgen cada día, con cámaras viejas, nuevas, malfuncionantes o lo que sea, mientras me muestren el resultado esperado no me importa, seguiré gastando tiempo y dinero en esta bonita afición que no se qué tiene pero que engancha.
Sobre la fotografía de la portada: El primer año fotográfico comencé poniendo de portada una rosa que comenzó con esta serie y la siguiente recién cortada foto primer añoen los siguientes la misma del año pasado y la nueva rosa del que comienza pero cinco rosas eran ya muchas para meterlas en un bodegón similar al del año pasado rosa tercer año 4así que pensé en simplificar y se me ocurrió poner  VELAS a modo de cumpleaños pasados pero lo cierto es que la fotografía más sugiere algo tétrico como un velatorio al amanecer o el que espera impaciente que el sol ilumine el nuevo día después de una larga noche, también podría ser la tristeza de los años pasados que no volverán.
La escena está dividida en DOS partes, una está iluminada por la luz de las velas y la otra con una luz led mucho más fría, esta luz fría es la luz del nuevo día, del nuevo año, otro año que seguiré con MAS DE LO MISMO así que espero que mañana “amanezca que no es poco”….

La anécdota de la foto es que hacerla me llevó un par de horas, mucho más de lo previsto pues no tenía la idea clara y con las prisas me equivoqué en el número de velas que tenía que poner y coloqué solo TRES, esta es la foto original, luego el CS5 hizo el resto._MG_1322 cuarto año web 2jpg
Muchas gracias por llegar hasta aquí, gracias también por vuestro APOYO y comentarios. alcorlopantano.com

Anuncios

2 respuestas a “Cuarto año de fotografía

    1. Hola Ángel, no es problema de la antigüedad de las máquinas, estas están igual o mejor que nuevas si cabe, (18.000 disparos) el problema parece que está en un objetivo Canon, ya veremos…..

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s